miércoles, 27 de octubre de 2010

Néstor, censo y después...


Reflexiones al pie de una vela que todavía arde al entrar la noche.

“Del censo al consenso” me animé a titular estas líneas persiguiendo esa obsesión periodística por rotular todo lo que se va a redactar.

Miércoles 27 de octubre: día de pesares y glorias para una Argentina de crujir político, bonanza económica y movilidad social.

¿Por qué el destino se empecina en hacer históricos a determinados días?

Vamos ya mismo a buscar una respuesta.

Siete y media de la mañana.

El piberío familiar salta de la cama.

Empieza la ansiedad por el censo.

La censista llega pasadas las 10: la noticia de la muerte de Kirchner ya nos rodea.

Vamos abrir la puerta con el más chico a upa.

Recibimos a la censista; no más de 20 años y moneditas.

La invitamos a pasar, nos sentamos y empezamos el ping pong de preguntas y respuestas.

Los más grandes de la cría miran y escuchan ansiosos.

Terminadas las preguntas a los adultos vienen las preguntas a ellos.

Los ojitos se les iluminan de la emoción; siente que están haciendo algo importante.

Diría el padre periodistas y promesa de sociólogo algún día: “Ves, el censista es la presencia del estado en nuestra propia casa, averiguando, indagando, queriendo saber de nosotros”.

Poco importa lo que diga, ellos ya se sienten parte de un pedacito de la historia.

Tras la censista se cierra la puerta, volvemos a pegarnos a la pantalla de la tele, al parlante de la radio y al monitor de la computadora.

Primeras reflexiones sobre la muerte de Néstor Kirchner: “Néstor, la puta madre, me cagaste el asado”, “Justo hoy tuviste que morirte, el día más raro cada 10 años!”, “Se vienen 10 años más de kirchnerismo”, “Y la oposición, ¿con quién se la va a agarrar ahora?

Termina la primera andanada de reflexiones.

Reparto a la familia a los tumbos y parto hacia la radio.

Las calles y avenidas parecen como que tuviesen el tránsito frenado.

Se respira una sensación de quietud más que llamativa.

¿Parece un sábado, un domingo, un feriado más?

Es un día de luto, sin dudas, para propios y ajenos.

Pego la vuelta luego de la transmisión especial de la 750.

Hablamos, preguntamos, escuchamos y reflexionamos.

Todos sabemos que un solo día, y más aún el primero, no podrá ser ámbito para sacar conclusiones sobre la muerte de Néstor Krichner.

Pero las circunstancias y la profesión empujan, obligan.

Me animé con una frase en Facebook como para ver qué onda hacia el mundo exterior al periodismo, al peronismo y hacia un ámbito tan banal y virtual como son las redes sociales.

“Perón fue el primer trabajador, Kirchner el primer militante”

Las reacciones fueron varias.

Los que simpatizaron con la reflexión apenas manifestaron el típico “Me gusta” de Facebook.

Los que se subieron con críticas desfavorables fueron con frases descalificadoras de todo tipo.

Se acaba El DIA, resaltado así, con mayúsculas.

Para propios y ajenos al kirchnerismo no pasará desapercibido el 27 de octubre de 2010.

Si el semidestruído radicalismo resucitó con la muerte de Raúl Alfonsín especialmente por el legado político que heredó su hijo Ricardo ni me quiero imaginar la dimensión política a futuro que puede cobrar Cristina y el mandato político dejado por Néstor.

Sólo resta saber con qué espaldas emocionales y políticas contará la Presidenta para cargar la mochila de este momento histórico.

Néstor Kirchner ya está en la historia con unas cuántas páginas.

Queda por ver, que habrá después de este capítulo que se cierra.

Ya nos entusiasmamos con lo que viene, por la ansiedad profesional, la incertidumbre política y la vocación política intacta y renovada de quienes no somos militantes partidarios sino militantes de un presente que no será un renglón más de la historia argentina. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

che, blogueros, cobraran octubre?

Daniela Godoy dijo...

Néstor somos muchas y muchos que seguiremos con Cristina, en el mismo rumbo, sin ceder un paso...
La historia la hacemos entre todos y todas, hay algunas personas como Néstor Kirchner, irreemplazables, que nos inspiran. Como Evita, no mueren nunca.
Están entre nosotros/as, dándonos empuje y valor.

DIEGO dijo...

descolgó los cuadros de los milicos
destrabó los juicios a los milicos y civiles de la dictadura
apoyó a madres y abuelas
acomodó la corte
se salió del fmi y reestructuró la deuda
revivió la militancia política
se siguió con la ley de medios, recuperación de las afjp, con la auh, matrimonio igualitario.

si no lo vemos, no importa si somos de izquierda o derecha.

si no lo vemos somos ciegos