miércoles, 6 de octubre de 2010

De la guerra a la guerrilla mediática



Cristina dio paso al Twitter en lugar de la Cadena Oficial.

Con especiales referencias a la Corte, quejas sobre la dirigencia opositora y logros de su gestión, la presidenta viene tipeando asiduamente sus reflexiones twitterianas, esté donde esté.

¿La presidente cambió la discusión tradicional por el debate moderno 2.0?

¿Cristina abandonó la guerra tradicional para pasar a la guerra de guerrillas?

Una pregunta incómoda que intenta explicar las nuevas formas de discutir sobre la cosa pública.

Las armas son distintas, de eso no hay dudas.

Las municiones indudablemente también cambian; no queda otra cuando se modifica el calibre.

El objetivo, el target, el fin perseguido al disparar con mucho menos margen discursivo, ¿puede ser el mismo?

¿Se pueden lograr efectos similares en la discusión política utilizando armas nuevas, distintas a las anteriores basadas en la comunicación mediática y el discurso de atril?

Aristóteles ponderaba al lenguaje dentro del juego político como herramienta esencial.

Pero no lo pensaba con limitantes de caracteres como lo obliga Twitter.

De los grandes discursos a las reflexiones en 140 caracteres, ¿habrá habido un salto cualitativo o bien se acota el espacio para la discusión de la política?

Para decir todo lo que dijie hasta ahora utilicé 210 palabras y 1.350 caracteres.

Lejos de los 140 impuestos como limitante twitteriano seguimos pensado si en menos espacio se puede decir lo mismo.

En el fútbol se suele ver que quienes logran jugar en “una baldosa” son los mejores, los notables, los cracks, los habilidosos.

¿Será que los términos de la discusión pública, las limitantes de espacio harán necesario contar con dirigentes hábiles, de pocas palabras pero precisas?

¿Hasta donde el riesgo de la eficiencia discursiva relativizará la eficacia de la gestión de cualquier político, gobernando cualquier distrito, incluso todo un país?

El riesgo no es nuevo en política; el temor es que estos contrastes se profundicen aún más.

1 comentario:

El grito primal dijo...

Creo que la incursión de CFK en tuiter es hasta donde dé el efecto.